Orgullo paralímpico mexicano en la UCC

Fecha: 4 enero 2018 Por:Extensión Universitaria


Orgullo veracruzano,  Vania Michelle Hernández Martínez, atleta paralímpica nacional de tan sólo18 años de edad, con una vida de entrega y sacrificio que la han llevado a cumplir poco a poco sus más grandes e inimaginables sueños.

Estudiante de la licenciatura en Psicología en la Universidad Cristóbal Colón e interesada ampliamente en el ámbito deportivo, desea compaginar su profesión con su pasión y hacerlos uno solo, la psicología deportiva.

Michelle, se describe como una persona muy competitiva y muy disciplinada, por ello está segura de su gusto por los deportes, en especial del atletismo, deporte que practica desde los 11 años y del cual ha sido partícipe en distintas competencias. Su familia como base fundamental de su vida la motiva y apoya en el esfuerzo del día a día;  junto con sus amigos que siempre están con ella para aconsejarla.

En la primaria, me gustaba mucho hacer carreritas con mis compañeros, un maestro de educación física me comentó que habían invitado a la escuela a unas competencias escolares, entonces fui, y ahí el entrenador y el maestro de educación física tenían mucha comunicación y él fue el que me conectó con el entrenador y empecé a asistir a los entrenamientos”. 

El qué tan difícil fue para ella incursionar en el deporte teniendo una capacidad diferente… “En el atletismo realizamos todo... las carreras es con técnica;  eso fue lo más difícil porque en la técnica te tienes que adaptar al estilo de correr, entonces ese estilo como ya está marcado no lo puedes cambiar, eso era lo que más me costaba trabajo porque yo tenía que adaptarme y había cosas que por ciertos movimientos no las podía hacer, pero con la práctica y con la ayuda de mi entrenador fui aprendiendo a coordinar a hacer toda la técnica”.

Actualmente en nuestra sociedad se busca la aceptación e inclusión de las personas que tengan alguna capacidad diferente, porque todos somos iguales, tal vez no tengamos las mismas capacidades o aptitudes, pero en actitudes y ganas no se demerita a nadie; esto también fue parte de la vida de Michelle, el cómo entrar en esta sociedad.

En la primaria cuando entré, o sea, como cuando eres niño no eres tan consciente de esas capacidades diferentes y estás como en ese desarrollo de conocerte a ti mismo. Entonces, eso fue lo que más me costó trabajo, entender que yo era diferente a las demás personas, y que tenía que estar consciente y aceptar la realidad: que había cosas que a lo mejor no iba a poder hacer o las iba a hacer de manera diferente y realmente no me costó tanto, porque una vez que lo empecé a aceptar como que fue más fácil”.

Michelle nunca imaginó ser la gran deportista que es hoy en día, “yo me imaginaba como una bailarina, o algo así, no en un deporte tan rudo”. Ella quería triunfar, y el medio artístico le llamaba, “no sabía ni siquiera que tenía tantas aptitudes para correr, entonces era algo que no me esperaba”.

Panamericano juvenil, Sâo Paulo, Brasil, en marzo de 2017, el evento deportivo que más ha marcado a Michelle, primer vez que se paraba en una pista como deportista internacional, “era como que otro contexto en el que nunca había estado, y experimenté muchas sensaciones de nerviosismo, emoción, miedo, saber si iba o no a poder... cómo me iba a ir.  Tuve muchos cuestionamientos antes de competir, a pesar de que tenía mucho miedo pude lidiar con eso”.

El cambio de preparatoria a universidad es muy marcado, e inclusive llega a ser difícil, pero ha contado con el apoyo de sus profesores para guiarla en sus estudios cuando debe faltar a alguna clase para acudir a eventos en representación oficial.

Toda preparación tiene una meta, cada hora, cada día Michelle se prepara para superar a su más grande rival, ella misma; actualmente se prepara para sus retos más cercanos entre ellos el más destacado, Perú en 2019, y este escalón para llegar al peldaño meta, los paralímpicos en Tokio 2020.

Michelle tiene claro que cuando se quiere, se puede; y nadie mejor como ejemplo que ella y todo lo que ha logrado con mucho sacrificio y entrega.

No se den por vencidos, por más difícil que sea la situación, o por muy inalcanzable que se vea su sueño, luchen por conseguirlo porque nada, nada es imposible” Vania Michelle Hernández Martínez, 2017.

 

Valeria Uscanga Rodríguez

Estudiante de la Lic. en Ciencias de la Comunicación

Coordinación de Educación Deportiva y Recreativa

Dirección General de Formación Integral 

Septiembre de 2018


Tags

 

PrÓximos Eventos

más eventos