Solicita informes
Menú

Isla de Sacrificios, una oportunidad de educación ambiental universitaria

La Isla de Sacrificios es un lugar que muchos de nosotros conocemos de nombre y vista, pero que muy pocos hemos tenido la oportunidad de visitar en la vida real. Sin embargo, ahora me encuentro muy feliz de poder compartir mi experiencia en este fantástico lugar que resulta casi imposible pensar que forma parte de las costas de Veracruz.

Me sorprende la pureza que tiene el lugar en comparación de lo que yo observo en las playas cercanas a la ciudad, que tristemente se encuentran llenas de basura, agua turbia que incluso llega a oler mal y aun así las personas deciden meterse al mar como si no hubiera riesgo de contraer algún tipo de enfermedad. La misma contaminación en las playas ha generado en mi un rechazo hacia ellas, y por eso no estaba muy emocionada de este recorrido, pero me alegra haberlo hecho porque me di cuenta de que nosotros somos el problema,

Las condiciones en la que tenemos nuestras playas no debería ser un orgullo para los veracruzanos, pues tras esta experiencia me di cuenta de que entre más lejos te encuentras de las ciudades, más bonito se vuelve todo el panorama.

Conforme íbamos avanzando en la lancha en dirección a la isla el agua se veía más azul, y logré observar más variedades de peces de colores, llega a ser algo que solo había podido ver en películas. Este emblemático lugar es patrimonio cultural de Veracruz que en la historia ha servido como puerto, área de cuarentena, cementerio, bastión militar, entre otras, y por esta gran carga histórica es importante preservarla y mantenerla fuera del alcance de las personas.

Además, yo no sabía que la isla contaba con un arrecife, y tampoco veía la razón de protegerla, pensaba que si era por la contaminación la única solución era limpiarla constantemente, pero al hacer el recorrido y conocer más de ella, sobre la verdadera razón de su cuidado, puesto que se busca proteger el arrecife que se va formando de una manera muy especial y a los seres vivos, como las tortugas, peces, entre otros, es ahí donde me di cuenta que no es muy fácil y no se debe juzgar antes de tiempo.

La isla permanece cerrada debido a la mala educación de las personas y eso genera que nos perdamos la oportunidad de disfrutar de un lugar tan bello como este. Es lamentable darse cuenta de que no estará libre de cualquier daño a largo plazo, la sobrepoblación y las grandes empresas nunca dejarán de contaminar nuestras aguas y nosotros no tenemos ningún poder sobre eso. Sin embargo, cosas pequeñas podemos hacer, yo me comprometo a cuidar de todos los espacios naturales que me rodean, jamás tiro la basura en la calle y no contribuyo al consumo de animales tampoco. Me motiva saber que hago lo correcto, aún incluso si muchas otras personas no lo hacen. Aun cuando las empresas jamás dejen de contaminar, habría una gigantesca diferencia si nosotros como personas individuales no contribuyéramos más a este daño. Hablar abiertamente del consumismo en la sociedad es algo que todos debemos practicar, el entender que no es necesario comprar cosas que no necesitas es un punto favorable tanto para el medio ambiente como para tu economía.

En conclusión, el poder radica en nosotros, pero todo inicia con la educación, en realidad espero que mantengan la isla cerrada, y espero que más personas abran los ojos día con día y decidan tomar decisiones buenas y responsables con su planeta.

Valeria López Castillejos
Idiomas, área Inglés
Materia: Sociedad, ética y contexto
Coordinación de Cultura Ecológica y de Paz
Dirección General de Formación Integral
Noviembre de 2022


Noticias relacionadas

02 febrero, 23

Alumnos UCC conmemoran el Día Naranja

27 enero, 23

Diálogos por la paz

20 diciembre, 22

La biodiversidad de nuestra casa en común, reflexiones del taller ambiental

02 diciembre, 22

#UCCSINVIOLENCIA: la construcción de nuevas masculinidades